¿Cómo se trata el bruxismo?

El principal tratamiento es la prevención y evitar que vaya a más en cuanto es diagnosticado el problema.

El desgaste de los dientes, las lesiones articulares, la ausencia de piezas dentales o la malposición dentaria son algunas de las cosas que hay que prevenir para evitar los problemas de ATM y Bruxismo.

El tratamiento es muy variado, en dependencia de los síntomas del paciente y las zonas afectadas.

fracturas-de-dientes

Prevención

Desgaste dental y lesiones articulares

Insistimos en la importancia de la prevención porque una vez que se han desgastado los dientes o ya se han producido lesiones en la articulación, los tratamientos ya son más complejos, viéndonos obligados en muchos casos ha realizar rehabilitaciones completas, aumentando la dimensión vertical de todos los dientes para recobrar la oclusión correcta.

Ir a rehabilitaciones completas
implantes

Ausencia de dientes

Como anteriormente se ha nombrado, el origen de esta patología tiene mucho que ver con la ausencia de dientes o malposición de estos.

Cuando falta uno o más dientes o es necesaria la extracción, es fundamental su reposición lo antes posible para evitar posibles patologías o la aparición de este síndrome.

Ir a implantes dentales
INVASILIGN

Malposición de dientes

También es fundamental en muchos casos corregir las malposiciones de los dientes, porque estos por si solos no se van a colocar en una buena posición y lo que están haciendo es agudizar cada vez más el problema oclusal o de mordida.

Esto se solucionará en muchos casos con un tratamiento ortodóncico.

Ir a tratamientos de ortodoncia

Tratamiento

El tratamiento es muy variado, en dependencia de los síntomas del paciente y las zonas afectadas:

  • Gran parte de los casos se pueden solucionar con un tallado selectivo, eliminando los contactos prematuros e interferencias, estableciendo una buena oclusión y disoclusión.
  • Otros casos, serán resueltos con una simple férula de relajación o descarga: es el tratamiento utilizado con mayor frecuencia. Es una férula oclusal o de relajación de resina transparente gruesa, que se coloca sobre los dientes superiores o inferiores (en dependencia del caso) y se utiliza sobretodo durante las noches, en las horas de sueño, la cual consigue posicionar la mandíbula (articulación) en una zona tridimensionalmente estable y correcta. De esta manera se impide en cierto grado el apretamiento, evitando el desgaste de los dientes y aliviando las tensiones musculares.
  • Corregir malos hábitos relacionados con el problema.
  • Dieta más blanda.
  • Medicación: en otros casos es conveniente pautar un tratamiento para conseguir reducir las molestias causadas por la disfunción (miorrelajantes, antiinflamatorios o ansiolíticos).
  • Ejercicios, Fisioterapia, Láser o Tens: en casos más agravados, se requerirá hacer ejercicios, alguna sesión de masaje craneosacral y/o colocación de Tens (aparato electrónico que produce pequeñas descargas eléctricas) para contribuir a relajar la musculatura y devolver el tono adecuado.
  • Tratamiento quirúrgico: se utiliza en muy pocos casos, en los que la clínica es ya muy importante y cuando los tratamientos anteriores no han dado resultado.
Ir a rehabilitaciones completas